¿CÓMO REALIZAR UN PLAN DE EVACUACIÓN?

¿CÓMO REALIZAR UN PLAN DE EVACUACIÓN?

El plan de evacuación planifica los pasos a seguir ante la decisión de evacuar un edificio por causa de un incendio, emergencia o cualquier otro siniestro.

Cuando se produce una emergencia es necesario que todo el mundo sepa qué debe hacer. No es momento de improvisar, sino de tener claro cómo actuar. Para ello, es esencial tener una adecuada preparación e información.

De este modo, si el peligro se encuentra en el interior del establecimiento, se aplicará el plan de evacuación, mientras que si éste se encuentra en el exterior, se establecerán medidas de aislamiento con el fin de evitar daños a las personas.

Un plan de evacuación es un documento obligatorio en cualquier compañía y debe incluir todas las indicaciones de actuación en caso de que se produzca una emergencia para salvaguardar la seguridad de los trabajadores.

 

Según el artículo 20 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, en una empresa es responsabilidad del empresario. A continuación, os mostraremos en qué consiste y cómo realizar un plan de evacuación.

 

Definición de Plan de Evacuación

Un plan de evacuación es aquel que engloba todo un conjunto de acciones necesarias para estar preparados ante una emergencia. Reúne tanto la planificación como la organización humana para utilizar de forma eficiente los medios técnicos dispuestos para minimizar el peligro ante un acontecimiento de riesgo.

En este plan de evacuación se establece cuándo, dónde, quién, cómo y qué debe hacerse ante una situación de emergencia en función de la gravedad y los componentes de la misma.

En definitiva, un plan de evacuación está basado en tres pilares fundamentales: evitar que ocurra un siniestro mediante medidas de prevención, disponer de los medios necesarios para controlar la situación en caso de que suceda y, por último, controlar la emergencia protegiendo las vidas humanas y los bienes materiales.

 

Diseño del Plan de Evacuación

Es recomendable que la elaboración de un plan de evacuación la lleve a cabo una empresa experta en el tema, ya que ellos sabrán valorar mejor cuales son los riesgos a los que se pueden exponer los trabajadores y cómo evitarlos. Dicho esto, pasemos a describir los requisitos que debe reunir un adecuado plan de evacuación.

Antes que nada, es de vital importancia contar con planos del centro de trabajo para conocer de una forma rápida la visión del edificio, las vías de evacuación y su sentido, la ubicación de los medios de protección, etc.

El primer plano que hay que elaborar es el del edificio, a nivel general. Para ello, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:

• Indicar el nombre de las calles que rodean el centro de trabajo.

• Indicar el punto de encuentro exterior de concentración, en caso de evacuación.

• Indicar las salidas al exterior del edificio del centro de trabajo. También se debe dibujar mediante flechas el recorrido de evacuación.

A continuación, hay que elaborar un plano de cada planta, y, si son demasiado extensas, varios planos por zonas. Los aspectos que hay que tener en cuenta son:

• Realizar un plano de los diferentes espacios, donde se vean claramente las paredes, las escaleras, las puertas, etc. Hay que indicar el nombre de cada espacio.

• Indicar el sentido de la vía de evacuación, mediante flechas que señalen hacia las salidas de emergencia.

• Dibujar los diferentes símbolos como podrían ser los de riesgo, la ubicación de los extintores de incendios y de los pulsadores de alarma, las bocas de incendio equipadas y los avisadores de alarma.

 

Redacción del Plan de Evacuación

La primera tarea es identificar los datos principales, como pueden ser el nombre de la empresa, referencias del edificio y el número de trabajadores. 

Es necesario identificar las distintas zonas, describirlas y señalar los datos más importantes, como el número máximo de personas que puede haber, el estado de las escaleras, etc.

También es preciso identificar las distintas instalaciones que existen para la protección de incendios (luces de emergencia, señalizaciones, extintores, detectores automáticos de incendio, bocas de incendio equipadas, sistemas de fijación de extinción, avisador de alarma y pulsadores de alarma).

Otro elemento clave es la descripción de los riesgos interiores. Se deben clasificar por su gravedad como riesgo alto, riesgo medio y riesgo bajo. Esta valoración se hace a partir de la presencia de instalaciones y aparatos eléctricos, calderas, depósitos de combustible o de productos peligrosos, cocinas, etc. 

Por ejemplo, un depósito de combustible o un almacén con productos químicos serán clasificados como de riesgo alto.

En cuanto a los riesgos externos, hay que detectar si hay peligro de inundación, de nevadas o heladas, de tormentas y vientos o de incendio forestal. 

No debemos olvidarnos de las instalaciones próximas al centro de trabajo, como pueden ser gasolineras, industrias químicas, almacenes de productos tóxicos o la presencia de una carretera principal cercana por donde circulen vehículos con mercancías peligrosas. Todos ellos son elementos a tener en cuenta ante cualquier emergencia o suceso de riesgo.

 

¿Cómo se debe actuar?

Lo primero que hay que hacer es nombrar un coordinador general o responsable en caso de emergencia. Normalmente, es el gerente de la empresa o alguna persona en la que éste delegue. Hay que describir cuál es su función y sus responsabilidades (salir el último de cada planta, cerrar las puertas y las ventanas, revisar que no quede nadie en el edificio, etc.).

A continuación, se establecerá el procedimiento que será necesario seguir para evacuar el edificio. También se debe indicar en qué casos se realizará la confinación (refugiarse en alguna parte segura de las instalaciones) en lugar de la evacuación y cómo se va a llevar a cabo.

Es importante determinar qué se hará si la vía principal de evacuación está obstruida. Otro aspecto a estudiar es cómo se evacuará a las personas de movilidad reducida.

Un elemento muy importante es la descripción de todas las tareas que hay que llevar a cabo en caso de emergencia. Por ejemplo, cerrar la llave de paso general del gas y del suministro eléctrico y bloquear los ascensores y montacargas, además de cerrar los sistemas de ventilación o climatización.

Por supuesto, en el plan deben aparecer los teléfonos de los principales servicios de emergencias, junto al responsable o responsables designados de dar la alerta.

Finalmente, será necesario establecer cuándo se producirán simulacros de evacuación y hacer los planes necesarios para que participen todos los trabajadores. Cabe destacar que este tipo de acciones son muy útiles a la hora de determinar si están preparados de manera adecuada para hacer frente a una emergencia.

Es evidente que todas las empresas deben disponer de un plan de evacuación, y en función de su tamaño éste deberá ser más o menos completo. Un centro educativo, por ejemplo, necesita un plan de evacuación muy detallado. 

En cambio, un pequeño establecimiento tan solo tiene que indicar la presencia de extintores, el recorrido de evacuación y poco más. 

 

Medidas de Actuación en Caso de Emergencias 

En el documento de dichas medidas, deberá aparecer recogida la siguiente información:

• Riesgos de emergencias presentes en el edificio.

• Medios de protección frente a emergencias, materiales, y humanos.

• Listado de quienes componen los equipos de actuación en caso de emergencias y qué función cumplirá cada miembro del equipo.

• Procedimientos a seguir en caso de materializarse la emergencia.

• Identificación de a dónde dirigir las comunicaciones en caso de emergencias, puntos de reunión tras la evacuación, y teléfonos de servicios de emergencias externos y otros de interés.

• Difusión a todos los trabajadores. Se debe realizar una acción de comunicación interna para informar a todos los trabajadores de las medidas de prevención, de cómo transmitir la alarma, medidas de actuación, y si es necesario, de cómo proceder a la evacuación.

 

El plan o medidas de emergencia que cada empresa debe tener implantado, se elaborará con la ayuda de un Técnico de Prevención de Riesgos Laborales.

Para ello, la empresa deberá poner a disposición del técnico la siguiente documentación:

• Proyecto general del edificio o establecimiento, o memoria técnica en su caso, en el que se refleje su actividad, características constructivas, instalaciones existentes y especialmente el cumplimiento de la normativa de protección contra incendios, y de instalaciones diversas.

• Planos actualizados del centro en formato electrónico.

• Listado de personal que trabaja en el centro, con indicación de puesto de trabajo, horarios y conocimientos previos sobre prevención de incendios o primeros auxilios.

Durante el proceso de elaboración e implantación de las medidas de emergencia, el Técnico de Prevención colaborará con el personal responsable del centro.

Una vez estudiada la documentación y visitadas las instalaciones, el técnico determinará los tipos de emergencia posibles y diseñará a grandes rasgos las actuaciones a llevar a cabo, el personal que se debe designar para la actuación y las medidas de tipo inmediato que se deben tomar para la correcta ejecución del plan.

 

Plan de Autoprotección

Lo elabora el Técnico de Prevención, y debe incluir los siguientes contenidos:

- Evaluación del riesgo

Se identifican los elementos que pueden dar lugar a una emergencia en el establecimiento, y se evalúa su nivel de riesgo.

- Medios de protección

Se describen los medios de protección existentes y se evalúa adecuación y suficiencia.

- Plan de emergencia

Se detalla el orden concreto de actuación ante cada tipo de emergencia.

- Implantación

Se indican los pasos a seguir para llevar a cabo la implantación del plan de emergencia y mantenerlo operativo.

Una vez elaborado el documento, será remitido al responsable del centro para su aprobación e implantación.

 

Formación

• El Técnico de Prevención podrá impartir formación básica de prevención y extinción de incendios y medidas de actuación ante emergencias al personal designado, así como impartir sesiones divulgativas sobre el contenido del plan al todo el personal.

• La formación en primeros auxilios deberá ser impartida por personal sanitario.

• La formación especializada sobre prevención y extinción de incendios, que incluya prácticas con fuego real o uso de bocas de incendio equipadas, deberá ser impartida por personal especializado que acredite su capacidad (bomberos).

• El técnico de prevención supervisará todo el proceso de formación necesario para la puesta en marcha del plan de emergencia.

 

Una vez concluida la formación y medidas inmediatas, se planificará y realizará un simulacro, tal como el propio Plan lo indique. El técnico colaborará en la realización del mismo, asesorando tanto a los responsables como al personal designado.

Como conclusión final, es importante saber que el Plan de Autoprotección es un documento que debe ser revisado y actualizado cada cierto tiempo. 

Esto es algo que debemos tener siempre en cuenta, y, evidentemente, recordarlo también cuando se produzcan modificaciones significativas tanto en las instalaciones, como de personal.